Relaciones padres e hijos – relacionada al comportamiento

Continuando con las relaciones entre padres e hijos hoy hablaremos sobre el comportamiento:

Etiquetar al SER con el HACER (diferenciar entre a la persona del comportamiento) muchas veces los padres etiquetan  (y por lo tanto crean un sujeto) a los hijos por lo que hacen y no por lo que son.  Eres inteligente para las matemáticas, eres un tonto o eres fastidioso.  Los hijos siempre deben ser amados y aceptados tal como son.

No hagas por nadie lo que pueden hacer por sí mismos, facilitar o darles todo lo que piden y cuando lo piden puede les hace perder la capacidad de valerse por sí mismos.  Al darles todo cuanto quieren les negamos la oportunidad de que experimenten, aprendan y manejen la frustración de “no tener”, que muchas veces en la vida “hay que aprender a esperar” y la recompensa que esto conlleva. 

Que los trates como niños, todo en la vida tiene sus ciclos, el día y la noche, las estaciones del año y de la misma manera el crecimiento y desarrollo de los hijos.  Los padres deben tener un trato con los hijos (incluso la forma en que le nombran) acorde a su edad.  Como padres cuesta reconocer que los hijos dejaron de ser niños y por lo tanto el comportamiento y trato con ellos debe ser acorde a su edad. 

Sí necesitan espacio físico y tiempo, de tal manera que puedan reflexionar como se están viviendo la vida, sus emociones, oportunidades de mejorar, gestionar los cambios por los cuales están atravesando (físicos y emocionales)  y para tal caso es importante que puedan encerrarse en su habitación a solas (distanciado de sus padres y por supuesto en su justa medida).

Sí necesitan ser amados y respetados, como lo describimos anteriormente, mediante la aceptación de lo que son, por el simple hecho de existir y sin condiciones.  Mostrar respeto por sus opiniones, decisiones, ideas y acciones es muy importante para que aprendan valerse por sí mismos (sin imponer lo nuestro porque somos “padres” o porque tenemos más experiencia que ellos).  En todo caso, podemos preguntar si les gustaría conocer nuestro punto de vista u ofrecer alternativas que no habían considerado.

Sí es recomendable establecer normas en el hogar, para mostrarles que hay una conducta adecuada a seguir y por lo tanto que hay otras opciones que son peligrosas.  Que experimenten que vivir bajo normas les permite seguridad.  Cuando no hay normas, los hijos pueden hacer cosas indebidas que más temprano que tarde alguien los corregirá por sus padres.  Puede darse el caso que se solos o abandonados porque sus padres son indiferentes a su comportamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *