Una nueva manera de vivir la paternidad y la familia.

Los padres continúan siendo poderosos agentes de cambio y crecimiento, y como familia debemos proveer a nuestros hijos de herramientas para conquistar nuevas fronteras.  Si queremos eliminar la percepción de que nuestros hijos están cada vez más fuera de nuestro alcance y control, la manera en que abordamos la paternidad debe cambiar.

Creemos que el fortalecimiento de las relaciones entre padres e hijos es fundamental para este fin.   Cualquiera que sea la visión que tengamos para nuestros hijos, el punto de partida debe ser las conversaciones para proveerles de herramientas apropiadas que los muevan a un punto de reflexión de lo que quieren para su vida.

Debemos apostar por el fortalecimiento de los vínculos, la conexión, compartir el poder, la empatía, juicio, coraje, reflexión y responsabilidad.   Estos elementos desarrollan relaciones sanas y sólidas entre todos los miembros de la familia que es al final de cuentas lo que se va a interponer entre ellos y los depredadores mencionados inicialmente.

El resultado nos permitirá liderar a nuestra familia mediante el ejemplo y anclar a nuestros hijos con una visión que le permita crecer.

Lo anterior implica dejar por un lado la dominación, sobre protección, sometimiento, obediencia mediante el temor, avergonzar como una respuesta al comportamiento inadecuado, todo esto solo destruye y envenena las relaciones, asfixia nuestra alma y no nos permite vivir en paz y armonía con nosotros y los otros.  Cuando este comportamiento forma parte de la manera en que guiamos a nuestros hijos, perdemos la habilidad de influenciar en los momentos más importantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *